Nicol Verenice Aguilar

La compañía se prepara para retirar la última versión de la aplicación de Internet Explorer y dejar de darle soporte definitivamente, lo que significa que ya no estará incorporado en los nuevos dispositivos ni recibirá parches de seguridad o actualizaciones.

Pero esto no quiere decir que las páginas web y las plataformas que funcionan a través este navegador no vayan a poder seguir haciéndolo: la clave está en utilizar el modo Internet Explorer en Edge, que seguirá disponible hasta 2029 en algunos casos, y en otros hasta 2023.

Internet Explorer habría cumplido 27 años este 16 de agosto, sin embargo, como anunció Microsoft hace poco más de un año, el joven navegador Microsoft Edge lo va a sustituir antes de que su antecesor pueda celebrar un aniversario más.

El final definitivo del navegador llega por razones evidentes en el mundo de la informática: la obsolescencia. Según Microsoft, Edge (que fue lanzado en 2015) es mucho más seguro, rápido y moderno.

La tecnológica insiste en que esta herramienta “es capaz de abordar un asunto clave: la compatibilidad con webs y aplicaciones más antiguas y heredadas”. De ahí que, en la práctica, a los usuarios no les vaya a afectar el triste desenlace de Explorer.

El modo IE (Internet Explorer) de Edge permitirá seguir ejecutando todo lo que estaba diseñado y programado para hacerlo en su predecesor. La compañía asegura que se trata de “una evolución lógica tras el lanzamiento de Windows 11″ en 2021.

La compañía se despide así de su emblemático buscador: “No podemos agradecer lo suficiente el apoyo con el que ha contado Internet Explorer durante todos estos años. Numerosas personas y organizaciones en todo el mundo se han servido de él como fuente de apoyo al tiempo que aprendían, crecían y construían sus negocios en la red. Microsoft Edge hereda esa importante responsabilidad”.