El hackeo a Glovo sigue dando problemas ha pasado más de un año desde que su base de datos fue hackeada, pero ahora han salido a la luz otra vez las consecuencias. El usuario de nombre 'k4fk4' ha puesto a la venta en la Dark Web un enorme archivo con los datos personales de clientes, trabajadores y riders de Glovo.

En total, según describe el propio usuario, esa base de datos incluye los datos de 5.790.564 pedidos de clientes, 21.379 datos empleados y 37.509 mensajeros. Un conjunto de datos que incluye según las imágenes mostradas información tan sensible como los nombres completos, NIF, fechas de nacimiento, números de teléfono, direcciones postales y de correo electrónico e incluso datos bancarios (IBAN).

La filtración no proviene de un ataque nuevo, sino que deriva del hackeo sufrido el año pasado. Un ataque por el cual desde Glovo explican se tomaron "medidas de forma inmediata, bloqueando el acceso no autorizado".

Pese a que hay datos sensibles, desde Glovo explican que "aunque este pudo acceder a los números de IBAN durante un breve período de tiempo, no accedió a ningún dato de tarjeta de clientes ya que Glovo no guarda ni almacena dicha información y todas las contraseñas están encriptadas.