Las autoridades de Honduras emprendieron este martes una operación para incautar documentos en una unidad militar con el fin de ampliar las investigaciones sobre las muertes registradas después de las elecciones generales del 26 de noviembre de 2017 en el país.

El objetivo de la "Operación Odiseo", en su segunda etapa, es la "inspección y secuestro" de documentos en las instalaciones del Batallón de Fuerzas Especiales, ubicado en el sector de La Venta, departamento central de Francisco Morazán.

Los documentos permitirán "ampliar" las investigaciones sobre las muertes registradas durante la crisis postelectoral, indicó el Ministerio Público de Honduras en un comunicado.

Según un informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de Derechos Humanos (Acnudh) divulgado en marzo de 2018, durante las protestas en el período electoral "por lo menos 22 civiles y un agente de la Policía Nacional murieron".

El documento detalla que del total, al menos 16 de las víctimas, entre ellas dos mujeres y dos niños, murieron violentamente a causa de balazos efectuados por las fuerzas de seguridad.

El informe documenta también las muertes de 15 personas, entre los que "figuran candidatos políticos, consejeros municipales y activistas", en el período anterior a las elecciones de noviembre.

La crisis en Honduras surgió a raíz de que la Alianza de Oposición contra la Dictadura, cuyo candidato presidencial fue Salvador Nasralla, no reconoció las elecciones de noviembre, en las que Juan Orlando Hernández fue reelegido, aduciendo fraude.

El diálogo nacional en Honduras facilitado por las Naciones Unidas finalizó en 2018 sin acuerdos para resolver la crisis política surgida por un presunto fraude en las elecciones de 2017.

El coordinador de la ONU en Honduras, Igor Garafulic, y el embajador de España, Guillermo Kirkpatrick, acompañaron el diálogo luego de que el Gobierno y la oposición le pidieron por escrito a Naciones Unidas ayuda para estructurar un proceso que permitiera resolver las diferencias que se produjeron después de los comicios.

El diálogo nacional se instaló con la participación de representantes del Ejecutivo y del gobernante Partido Nacional; del opositor Partido Liberal, y del excandidato presidencial de la Alianza de Oposición contra la Dictadura Salvador Nasralla, que no reconoce a Hernández como presidente

Agréganos