HanesBrands, empresa socialmente responsable y líder en el mercado de ropa interior y de uso cotidiano, distribuyó entre 23 empleados que sufrieron daños permanentes en sus viviendas, un certificado para la compra de materiales de la construcción cuyos fondos provienen de una recolecta realizada en las oficinas centrales de la compañía, en Carolina del Norte, Estados Unidos.

Alma Ariño, gerente de Responsabilidad Social Empresarial de Hanes Honduras dijo que

“Ha sido realmente emocionante ver, como la solidaridad se apoderó de los empleados de Hanes en casa matriz, pues desde el momento en que supieron que sus compañeros hondureños habían sido duramente afectados por los huracanes, empezaron a preguntar de que forma podían ayudarles. Esto es sin duda, reflejo de los valores que como empresa, estamos comprometidos a fomentar y favorecer”.

La ayuda financiera fue coordinada y entregada a través de Glasswing Internacional, Organización no Gubernamental con la que Hanes realiza varios proyectos en Centroamérica, para garantizar la equidad y transparencia del proceso.

                         

Los certificados fueron recibidos con visible emoción por los jefes de familia, quiénes expresaron su gratitud a sus compañeros estadounidenses, así como a la empresa por todas las gestiones de apoyo desde que sufrieron la calamidad.

 “No he conocido otra empresa que haya ayudado tanto a sus empleados, estamos muy agradecidos, con la empresa y con los compañeros de Estados Unidos. Ellos no saben la enorme ayuda que nos han brindado”, dijo Teresa de Jesús Mejía, madre de tres niños, residente de La Lima, Cortés, cuya casa fue totalmente destruida por las inundaciones. Teresa tiene ocho años de trabajar para Hanes, como operaria de producción en la planta de Confecciones del Valle ubicada en Villanueva, Cortés.

Esta ayuda, se suma a la entregada por Hanes a 906 empleados desde noviembre pasado que sufrieron daños graves en sus viviendas producto de las lluvias. Los beneficiados recibieron colchones, una cocina, ropa, elementos de bioseguridad, y alimentos para ellos y sus familias, cumpliendo de a poco su compromiso de mejorar la vida de al menos 10 millones de personas, como parte de sus objetivos de sostenibilidad para 2030.

Hanes opera desde hace más de 29 años en Honduras en donde tiene nueve plantas de ropa y costura para la fabricación de sostenes, ropa deportiva, camisetas, prendas en serigrafía y ahora, mascarillas. La compañía emplea cerca de 9,000 hondureños, que representa una tercera parte de su fuerza laboral a nivel global.

 

 

Agréganos