Zamorano continúa siendo la universidad líder en Centroamérica en contar con un parque solar que suple su demanda energética, y disminuirá la emisión de 1200 toneladas de CO2 anuales a la atmosfera.

La Escuela Agrícola Panamericana, Zamorano, avanza hacia un futuro más brillante con el inició de la construcción de la segunda etapa del Parque Solar, incrementando así el aporte de energía renovable a su matriz energética. La potencia instalada para el año 2021 será de 1.25 Megavatios (MWp), impulsando así la construcción de un modelo energético sostenible que contribuye a la iniciativa mundial del objetivo siete “energía asequible y no contaminante” de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) promovidos por la Organización de la Naciones Unidas (ONU).

De acuerdo con la Dra. Victoria Cortés, directora del Centro Zamorano de Energía Renovable, en su segunda etapa el Parque Solar incorporará un sistema de rastreo solar proyectando un incremento aproximado del 20% en la producción de energía, en comparación a la obtenida con paneles solares fijos implementados en la primera fase. Además, se utilizarán paneles solares de media celda, que pronostican una mayor eficiencia en la generación de energía, mejor desempeño y mayor potencia instalada por unidad de área. Estas características contribuyen a que la nueva fase aporte a los objetivos académicos de Zamorano y a la vez a la cobertura del 35% de la demanda energética del campus, lo cual representa un incremento aproximado del 13% frente al escenario actual. 

La primera fase integra 2,940 paneles solares policristalinos con una potencia de 926.4 kilovatios pico y la segunda etapa del parque solar estará conformada por 864 paneles solares de 465 W, para una potencia instalada de 402 kilovatios pico (kWp), que permitirán la generación de 712 Megavatios hora al año (MWh/año). Esto, representa aproximadamente el 60% de la energía generada por la primera fase durante su cuarto año de operación. Cabe mencionar que, aunque la segunda fase solo cuenta con el 43% de la potencia pico instalada en la primera fase, al combinar las tecnologías de rastreo y paneles de media celda, su desempeño global es superior.

Impacto ambiental favorable

Además de construir una matriz energética sostenible, con esta segunda etapa del Parque Solar, se dejarán de emitir aproximadamente 1,200 toneladas anuales de CO2, contribuyendo a las metas para mitigación del Cambio Climático, que se deriva del compromiso con la sostenibilidad aprobada por la Junta de Fiduciarios de Zamorano. Dicha declaración reflexiona sobre la importancia de la sostenibilidad ambiental, sobre la dependencia y el impacto de la agricultura en los recursos naturales, y sienta las bases para continuar ampliando la capacidad de enseñar, investigar, producir y transmitir nuevos conocimientos a los estudiantes y a toda la región.

Esta nueva fase del parque solar se suma a otras iniciativas estratégicas en campus, enfocadas en el uso eficiente del agua para fines productivos y domésticos, el uso responsable del suelo, la disminución de insumos químicos, el aumento de organismos de control biológico para enfermedades de los cultivos, la protección de los bosques y de las fuentes de agua, entre otros.

Alianza con Enertiva

Al igual que en la Fase I, Zamorano confió la construcción de la segunda planta fotovoltaica a la empresa Enertiva, con quien firmó un contrato para la instalación de la Fase II del Proyecto Solar, luego de ser adjudicado mediante un proceso de licitación privada. El proyecto estará en construcción en el tercer y cuarto trimestre de este año y entrará en operación a inicios del 2021. En el año 2015 con la instalación de la Primera Fase desarrollada por Enertiva, Zamorano se convirtió en la primera universidad en Centroamérica en contar con un parque solar de gran magnitud para suplir su demanda energética. Actualmente la Primera Fase opera en óptimas condiciones.

 

Agréganos