Contra todas las expectativas del mercado, la OPEP y sus aliados acordaron la semana pasada recortar la producción en 1.2 millones de barriles por día en 2019, pero los precios del crudo aún no han subido.

A diferencia de cuando se llegó a un acuerdo para reducir el suministro en 2016, en esta ocasión el mercado es más escéptico sobre cómo exactamente procederá la Organización de Países Exportadores de Petróleo para apoyar los precios. Ello a pesar del anuncio del viernes del ministro de energía de Arabia Saudita, Khalid Al-Falih, del retiro de 900,000 barriles por día de crudo del reino del mercado entre noviembre y enero, además de los recortes de los aliados de la OPEP.

Las causas del pesimismo del mercado son de gran alcance. Ya sea una guerra comercial entre Estados Unidos y China que restrinja la demanda mundial, o dudas sobre cómo exactamente la OPEP concretará los recortes, a continuación presentamos algunas de las razones por las que los mercados petroleros aún no están entusiasmados con los recortes de producción.

Preocupaciones económicas

Los signos de estrés en la economía global no han pasado inadvertidos para los operadores de petróleo. Mientras que el crudo registró la mayor alza en dos años a principios de diciembre, cuando las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China parecieron calmarse, esos temores han vuelto rápidamente. El dólar estadounidense se cotiza cerca de su nivel más alto desde mediados de 2017, lo que encarece las compras para los consumidores de petróleo fuera de Estados Unidos, las preocupaciones por la demanda mundial y la agitación política en toda Europa pesan sobre los futuros del crudo. "Está la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Francia, Italia, brexit: estas cosas simplemente no son un buen augurio para la demanda de petróleo regional o mundial", dijo por teléfono el analista de PVM Oil Associates Tamas Varga.

Credibilidad de la OPEP

Cuando la OPEP acordó inicialmente reducir el suministro en 2016, la producción no disminuyó hasta que el acuerdo entró en vigor en enero de 2017. La producción de petróleo de Arabia Saudita se recuperó de 10.35 millones de barriles diarios en septiembre, a 11.1 millones barriles por día y volvió a disminuir en los últimos meses, dejando a los inversionistas menos confiados sobre la cantidad exacta que producirán la OPEP y sus aliados. Rusia también anunció el martes que en enero solo implementará una pequeña porción de los recortes totales prometidos.

Dado que se necesitó la influencia del ministro de energía ruso, Alexander Novak, para alcanzar un acuerdo ya que la reunión de la OPEP inesperadamente se extendió en dos días, el mercado todavía puede necesitar convencer que el grupo realmente realizará los recortes que prometió. "Comparado con principios de la semana pasada, el resultado fue bastante decepcionante, todo el proceso no fue convincente, y aún es incierto si realmente van a recortar", señala el economista senior de energía de ABN Amor, Hans van Cleef.

Aumento del shale

Las medidas también son un potencial golpe de suerte para los productores fuera del grupo. La producción de petróleo de esquisto de Estados Unidos ha estado fijando récords semanales durante todo el 2018 y los exploradores están aumentando los planes de gasto para 2019 a pesar de la reciente caída de los precios. La OPEP tendrá que reducir en repetidas veces la producción si va a seguir aumentando los precios, señaló Citigroup el lunes, ya que las reducciones de suministro probablemente estimularán el shale estadounidense. Morgan Stanley también dijo después de la reunión que el grupo estaba aplazando sus problemas con los recortes de suministro. "Si la historia sirve de guía, esto depara problemas para el futuro", escribieron en un informe analistas del banco, incluido Martijn Rats.

¿Lado bueno?

Pero a pesar de la reciente caída, los precios del crudo no han traspasado nuevos mínimos para el año. Además de los recortes de producción de la OPEP y sus aliados, hubo nuevas interrupciones de suministro en Libia el lunes, además de un continuo corte en el Mar del Norte y recortes forzados de producción en Canadá.

Eso podría significar que puede haber cierto alivio para los precios a la vuelta de la esquina, según el director gerente de Petromatrix GmbH, Olivier Jakob. "Por ahora se han descontado, pero cuando se agregan a las interrupciones en Libia, creo que pueden tener un impacto", dijo Jakob sobre los recortes de producción de la OPEP.


Agréganos