Las tensiones con Estados Unidos y Taiwán aumentan, en tanto el presidente de China pidió a sus soldados mantener alerta máxima.

El presidente de China, Xi Jinping, pidió a sus soldados alerta máxima y prepararse para la guerra. 

El presidente de China, Xi Jinping, pidió a los soldados del país que “pongan toda su mente y energía en prepararse para la guerra” al visitar una base militar en la provincia de Guangdong.

Durante una inspección del Cuerpo de Marines del Ejército Popular de Liberación en la ciudad de Chaozhou, Xi les dijo a los soldados, según Xinhua, que “mantuvieran un estado de alerta máxima”.

Según la agencia estatal de noticias Xinhua y la cadena de noticias CNN, el presidente les pidió que fueran “absolutamente leales, absolutamente puros y absolutamente confiables”.

El objetivo principal de la visita de Xi a Guangdong fue pronunciar un discurso el miércoles para conmemorar el 40 aniversario de la Zona Económica Especial de Shenzhen, establecida en 1980 para atraer capital extranjero.

Y su papel fue vital para ayudar a la economía de China a convertirse en la segunda más grande en el mundo.

Tensiones entre China y EU
Las tensiones entre ambos países se consideran que están en su punto más alto en décadas, ademas de existir desacuerdos con sobre Taiwán y la pandemia de coronavirus que crean fuertes divisiones entre Washington y Beijing.

“El embajador de Estados Unidos en China, Terry Branstad, dimite ante el aumento de las tensiones con Beijing.

La Casa Blanca notificó al Congreso de Estados Unidos el lunes que planeaba seguir adelante con la venta de tres sistemas de armas avanzados a Taiwán”, incluido el avanzado Sistema de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS).

En respuesta de Beijing, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, pidió a Washington que “cancele inmediatamente cualquier plan de venta de armas a Taiwán” y corte todos los “lazos militares entre Estados Unidos y Taiwán”.

Aunque Taiwán nunca ha sido controlado por el gobernante Partido Comunista de China, las autoridades de Beijing insisten en que la isla democrática y autónoma es una parte integral de su territorio.

Y el propio Xi se niega a descartar la fuerza militar para capturarla si es necesario.

 


Agréganos