Si está luchando con sentimientos abrumadores, ansiedad, estrés y miedo adicionales, no está solo.

"Estamos en medio de una pandemia dual de COVID-19 y los disturbios sociales causados ​​ afecta a todos los miembros de nuestras comunidades", dice la doctora Monica Taylor-Desir, copresidenta de Diversidad e Inclusión en el departamento de Psiquiatría de Mayo Clinic. "Los últimos meses han resultado en incertidumbre, mayor ansiedad, depresión  y distanciamiento social que para algunos ha resultado en aislamiento social".   

La doctora Taylor-Desir ofrece algunas formas prácticas que pueden ayudar durante estos tiempos difíciles:

Conectar: Llegar a otros por teléfono, plataformas de video o simplemente escribiendo una carta. En los momentos en que nos sentimos más divididos, es importante encontrar formas de conectarnos positivamente con los demás. 

"Cuando las personas experimentan factores estresantes, conectarse con los demás aumenta la probabilidad de que los factores estresantes se manejen o enfrenten de una manera que reduzca las consecuencias adversas para la salud a corto y largo plazo. Mantener conexiones sociales saludables, incluso mientras el distanciamiento social, tiene un efecto directo y efecto amortiguador sobre la salud ", explica la doctora Taylor-Desir.

Agrega que, "Existe una influencia recíproca que el apoyo social y las redes sociales tienen en la capacidad de una persona para activar sus propios recursos de afrontamiento individuales, tales como habilidades para resolver problemas, utilizar y adaptarse a nueva información (como las pautas cambiantes con respecto a COVID-19 precauciones) y la percepción de una persona de lo que pueden controlar".

Diario: Anota tus sentimientos. Recuerde que está bien no sentirse bien ahora. También recuerde cómo ha manejado tiempos difíciles en el pasado.

Practica la gratitud a diario: Planifique hacer cosas positivas, como ofrecer ayuda y asistencia a otros. "Los estudios de gratitud han demostrado que la práctica de la gratitud cambia nuestro enfoque de la ira, el resentimiento y la envidia a emociones más positivas", recomienda la especialista. "Además, la práctica de la gratitud aumenta la sensibilidad neuronal en áreas del cerebro asociadas con el aprendizaje y la toma de decisiones que pueden contribuir a mejorar la salud mental con el tiempo".

Menos tiempo de pantalla: Durante este tiempo, las personas pueden ser consumidas con noticias y redes sociales. Haga un esfuerzo consciente para crear espacio lejos de las redes sociales. Pasa tiempo en la naturaleza. Practica yoga. Orar. Meditar. Está bien mantenerse actualizado e informado con las noticias, pero tenga cuidado si pasa demasiado tiempo exponiéndose a demasiada información negativa. 

Dormir: El estrés puede interrumpir el sueño. Dormir es importante para promover nuestra respuesta inmune. Si tiene dificultades para dormir, pruebe la relajación muscular progresiva. Haz ejercicios de respiración profunda. Trate de limitar su consumo de cafeína y evite tomar siestas durante el día.  

Cuidados personales: "A medida que sentimos emociones más intensas, es importante hacer un esfuerzo real en el cuidado personal; estas son cosas que podemos implementar y controlar durante los momentos de nuestra vida cuando suceden varias cosas que no podemos controlar ", enfatiza la doctora Taylor-Desir".

 

Agréganos