Sabemos que la pandemia ha cambiado nuestra forma de ver y hacer las cosas, diversas actividades han dado un giro radical, otras se transformaron, algunas se suspendieron. ¿Pero qué pasa con las compras?, ¿Cómo se comportan los consumidores a la hora de comprar?, ¿se mantienen fieles a sus marcas?, ¿optan por los productos sustentables?, ¿Hay efectivo para comprar?.

La opinión de los consumidores respecto de la situación económica de su familia en comparación con los doce meses previos, muestra los efectos de la pandemia en un entorno impactado por la contingencia, invirtiendo los números en comparación con un año atrás.

Mientras que el año pasado la situación era peor que el año previo, un número creciente de opiniones negativas indica que este año es peor. Para muchos consumidores, su situación económica incluso es mejor que 12 meses atrás.

Las respuestas del grupo mayoritario de participantes confirman que, a pesar de la pandemia y sus efectos en la economía, la costumbre de regalar e intercambiar obsequios con motivo de la navidad prevalece. De ahí que 65% de los encuestados refirió que sí realizaría o había realizado ya sus compras navideñas.

Comprar regalos desbanca a la cena de navidad

La cena de navidad, intrínsecamente vinculada con la familia en el hogar, había sido, hasta hace un año, la opción favorita, sin embargo, en la edición 2020 los papeles se invierten y la compra de regalos se encumbra como la prioridad número uno, dejando a la ropa en un lejano tercer lugar.

Tráfico vs compras de última hora

Diferentes reportes hacen cuenta de que el tráfico en todo el área metropolitana está saturado ya que las personas salen a buscar las ofertas de última hora, regalos que faltan y alguna que otra comida y bebida para acompañar la cena de hoy.

 

Agréganos